Europa no construye las plantas eólicas necesarias para cumplir el pacto verde.

Europa no construye las plantas eólicas necesarias para cumplir el pacto verde.

El 15% de la energía consumida en los países europeos en 2019 tenía como fuente los parques eólicos, una cifra poco suficiente según los expertos, que indican que la Unión Europea no está llegando a construir la cantidad de parques eólicos necesarios para cumplir a tiempo con los objetivos del Pacto Verde Europeo.

“El Pacto Verde requiere que Europa construya el doble de instalaciones de energía eólica cada año“, informó Giles Dickson -el director ejecutivo de la asociación sectorial Wind Europe-, para quien esto requiere “un nuevo enfoque para planificar y permitir una inversión continua en redes eléctricas”.

En total, Europa instaló 15.4 Gigawatts de nueva energía eólica en el año 2019: tres cuartos de las nuevas plantas fueron en tierra, mientras el resto apuntó a la energía eólica marina. La Comisión Europea pretende neutralizar sus emisiones de CO2 para 2050, es decir, generar sólo el CO2 que el territorio pueda absorber.

Aunque las instalaciones eólicas hayan aumentado en un 27% el año pasado en comparación con el 2018, Wind Europe subrayó en un comunicado que las tasas de procesos de instalación deberían duplicarse para alcanzar los objetivos establecidos previamente por la Comisión Europea.

La situación actual europea en cuanto a la energía eólica es una suma total de 205GW, siendo España el estado europeo que hasta el momento más plantas construyó el año pasado (2.3GW), aún superado por Gran Bretaña que alcanza los 2.4GW.

Por otro lado, Alemania sólo instaló 1.1GW de energía eólica en 2019. Su nivel más bajo desde el año 2000. A pesar de todo, en Europa se anunciaron inversiones nuevas que tendrían un valor de 19.000 millones de euros en parques eólicos, traducido en Gigawatts como un total de 11.8.

  • Foro Ambiental

Fuente: EFE Verde

Invento mexicano: Árboles robóticos para limpiar su aire

Invento mexicano: Árboles robóticos para limpiar su aire

Si de algo sabe México es de la contaminación atmosférica. Sobre todo en sus áreas más pobladas, donde las contingencias suelen ser recurrentes ante la acumulación de las emisiones causadas por la desproporción del tránsito, la urbanización, las industrias e incluso el volcán Popocatépetl. Para enfrentar este problema, un grupo de ingenieros anunció una novedosa propuesta: colocar árboles artificiales para purificar el aire.

Los llamados BioUrban son una especie de árboles tecnológicos que como sus pares naturales absorbe la contaminación y devuelve aire limpio. La diferencia, según sus impulsores, es que uno solo de estos dispositivos realiza la labor de unos 368 árboles reales. «Lo que hace este sistema es poder inhalar esa contaminación y luego utilizamos a la biología para que realice el proceso natural como lo realiza un árbol», dice Jaime Ferrer, socio cofundador de BiomiTech, la joven empresa detrás del proyecto.

La estructura metálica, una mezcla entre un árbol y una torre posmodernista, capta la contaminación y a través de microalgas en su interior realiza un proceso de fotosíntesis los 365 días del año para devolver el aire limpio. El invento mexicano parece promisorio en especial para quienes más padecen en la calle la polución, que son los peatones en general, los ciclistas y los adultos mayores.

El primero de estos artefactos fue instalado en la capital del central estado de Puebla, cerca de una universidad.

Pese a esa cifra, Ferrer señala que “el invento (que tiene una altura aproximada de cuatro metros y casi tres metros de diámetro) no busca sustituir a los árboles reales sino complementarlos, ya que por sus características el sistema puede estar ubicado en zonas donde es difícil reforestar. Puede instalarse en lugares de alta afluencia peatonal, vehicular, de ciclistas, de terminales de transporte, donde no se puede plantar una hectárea de árboles».

El mayor problema ambiental de México

El proyecto de BioUrban es solo una forma de paliar un problema mayúsculo. Cada año mueren en el mundo unas siete millones de personas debido a la contaminación atmosférica, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y México se encuentra entre los países con peor calidad de aire del mundo. En la capital, una de las capitales más contaminadas de la región, este fenómeno afecta la calidad de vida de sus cerca de 20 millones de habitantes.

En mayo, la megalópolis vivió varios días de alerta ambiental que obligaron a las autoridades a suspender clases en escuelas y a restringir actividades al aire libre. Detrás de la densa nube de contaminantes estaban los poco más de cinco millones de automóviles que circulan a diario, las industrias y los continuos incendios forestales que se registraban en localidades cercanas, además del calor y la actividad que registró el vecino volcán Popocatépetl.

Ferrer considera que para reducir significativamente el problema en una ciudad como esta, donde ya se están estudiando los puntos donde se pueden ubicar los dispositivos purificadores, se tienen que atacar las fuentes de polución y endurecer las normas ambientales. El sistema diseñado por BiomiTech «no viene a acabar con la contaminación de la Ciudad de México, viene a alivianar, viene a remediar el problema de contaminación en cada intersección o lugar de alta afluencia», agrega.

El precio de cada BioUrban varía según los proyectos, pero ronda los 50.000 dólares. La empresa tiene previsto instalar los «árboles» en la norteña ciudad de Monterrey (financiados por la sociedad civil), y en la capital, donde, como en Puebla, los municipios son los que han pagado por los proyectos. Una tecnología similar a la de BioUrban fue utilizada por el llamado City Tree, una estructura cuadrada de ingeniería alemana lanzada en 2015 que utiliza musgo para limpiar el aire.

Fuentes:

– Agencia France Presse

El nopal, una oportunidad para el desarrollo sostenible de México

El nopal, una oportunidad para el desarrollo sostenible de México

El nopal es una planta emblemática de México pero también podría convertirse en un símbolo del desarrollo de las energías limpias en el país. Desde que en febrero pasado en el municipio de Zitácuaro, Michoacán, se inaugurara una planta pionera para la producción de biogás y electricidad a partir del procesamiento de este cactus tan característico, la industria ha despertado el interés y cada vez más emprendedores destacan sus beneficios ambientales y económicos.  

El proyecto es financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México y la empresa Cruz Azul, con la participación del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, el Instituto Tecnológico de El Llano y la Universidad Tecnológica del Norte de Aguascalientes. Gracias a esta iniciativa, se ha logrado producir hasta 920 kilovatios en una hora.

El sistema de producción de energía con el nopal comienza con la trituración de sus pencas en contenedores denominados biodigestores industriales, que se encuentran sellados herméticamente. Luego, ingresa al biodigestor donde, a través de un procesamiento anaeróbico, se obtiene el gas metano (biogás), así como también un excedente de lodo rico en nitrógeno, fósforo y potasio que puede utilizarse como fertilizante.

Según impulsores, a diferencia del gasoil tradicional no produce contaminación y hasta un 40 por ciento más económico.

El nopal proviene de la familia botánica de las cactáceas. Se trata de una planta carnosa que puede llegar a medir hasta cinco metros de altura. Sus tallos o pencas son oblongas de formas aplanadas, de color verde y contextura espinosa. En su parte superior se forman hojas rojas, purpúreas y amarillas que generalmente florecen entre diciembre y junio.

Pese a que ahora se ha hecho conocida, la idea de producir energía con nopal surgió en 2009. Fue a raíz del maíz, en Michoacán, cuando Rogelio Sosa López, un experimentado productor de tortillas, el alimento más popular de México, comenzó un experimento para intentar bajar los costos de su materia prima. Para ello trazó una alianza estratégica con el ingeniero Miguel Ángel Aké Madera y fundaron Nopalimex.

La empresa inició plantaciones de nopal y posteriormente inició la construcción de un biodigestor y pruebas de equipos de limpieza y generador eléctrico. De esa manera, obtuvo las primeras emanaciones de biogás con nopal. Desde ahí, el crecimiento fue sostenido y a principios del 2019 inauguró una planta de producción que entró en operaciones en el poblado de Zitácuaro y se convirtió en la primera generadora de biogás y electricidad a través del procesamiento del nopal en el país.

«El insumo más caro para esta industria son el gas y la luz. Basta un desliz del peso o una devaluación de la moneda para que los precios suban de manera estrepitosa. Quise buscar la manera de reducir este impacto sobre los consumidores de tortilla. Así surgió la planta de biogás a base de biomasa de nopal«, afirma Sosa López.

La meta en este año, según Miguel Aké, es alcanzar la producción de 3 millones de litros (anuales) que permitirán cubrir el 50 por ciento de la demanda de combustible del servicio público en Zitácuaro. Además, el ingeniero explica que el carburante creado a partir del nopal es compatible con cualquier vehículo y su rendimiento es similar al de la gasolina, con las ventajas de su precio y la nula contaminación ambiental que genera.

El gobernador del estado de Michoacán, Silvano Aureoles, fue el encargado de estrenar formalmente la planta y en ese marco anunció que se impulsará la generación de la industria en todo el estado. “He promovido esta gran idea para que, desde el Lago de Cuitzeo hasta Lázaro Cárdenas, podamos hacer un parque verde con plantas de nopal y distintas plantas de biogás al margen de la autopista Siglo XXI, y así, detonar el recurso”.

Leer más | «En México cada vez compran más autos eléctricos e híbridos»

Sobre el tema, el secretario del Desarrollo Agropecuario, Rubén Medina Niño, puntualizó que la propuesta inicial fue impulsar plantas similares en Huiramba y Huetamo, y se tiene contemplado que el transporte público pueda hacer la conversión de su parque al uso de gas natural.

Para Sosa López, el nopal funciona mejor que cualquier otro vegetal para la elaboración de biogás. «En México se han hecho pruebas con maíz o caña de azúcar, los resultados y cantidades de biomasa que dan esos productos no se comparan con la producción de biogás con nopal. Este organismo es muy superior a cualquier otro».

Sus impulsores, por otra parte, destacan que no contamina como sí lo hacen los combustibles fósiles. De acuerdo a Aké Madera, incluso, en la industria del biogás de nopal se aprovechan hasta los residuos. «El líquido que queda después de la producción es utilizado como fertilizante natural orgánico. En México esto es muy importante porque acá importamos fertilizantes a precios muy altos. No desaprovechamos nada, y quién sabe que más beneficios encontremos en el futuro«.

Otros casos similares

Uno de los proyectos más relevantes para la producción de biogás a partir de nopal se ubica en Milpa Alta, al sur de la Ciudad de México, donde unas 2.800 hectáreas han sido dedicadas a su siembra con fines energéticos. Allí se aprovechan los residuos de las 200.000 toneladas que se producen al año, a razón de diez toneladas por día.

Suema, la empresa responsable, ha sostenido que aspira a procesar entre tres y cinco toneladas de residuos del nopal diariamente. Y con ellas producir más de una tonelada de fertilizante y generar 170 metros cúbicos de biogás, que se convertirán en 175 kilovatios de energía, suficientes para encender 9.600 bombillas simultáneamente.

También en el municipio de Calvillo, en la región de Aguascalientes, funciona una planta única en su tipo en el mundo que genera energía eléctrica a partir de pencas de nopal y excremento de vaca. En este complejo han sido plantadas 70 hectáreas donde se cosechan de 100 a 150 toneladas diarias de nopal.

Fuentes:

  • Foro Ambiental
  • Sputnik News
  • El Financiero
En Hidalgo comenzó a funcionar un parque solar que abastecerá a 120 mil familias

En Hidalgo comenzó a funcionar un parque solar que abastecerá a 120 mil familias

El gobernador del Estado de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, inauguró en municipio de Nopala el Parque Fotovoltaico Guajiro de Atlas Renewable Energy, el cual producirá 300 GWh de energía anualmente, el equivalente a cubrir la demanda de 120 mil familias, que son las que habitan en Pachuca y Tulancingo en conjunto.

“Este acontecimiento es trascendente, importante e histórico para la entidad, es el primer gran proyecto en Hidalgo de energías renovables y, con ello, ingresa a la agenda energética, actividad a la que suma la formación de la Agencia Estatal de Energía, la creación de leyes y la reglamentación del tema para impulsar proyectos como este de manera exitosa”, precisó el mandatario.

Fayad Meneses destacó que la cantidad de CO2 (dióxido de carbono) que se dejará de emitir, al generar este tipo de energía, ayudará al cuidado del medio ambiente y la mitigación de las contingencias. Además, indicó que Hidalgo busca fortalecerse como un clúster energético en el país, razón por la que su gobierno ha trabajado en la generación del andamiaje jurídico y mejora regulatoria para avanzar y generar confianza con los empresarios que desean invertir en la entidad.

De los más de 50 mil millones de pesos de nuevas inversiones alcanzadas en los primeros 30 meses de la administración de Fayad Meneses, 12 mil 800 millones de pesos (mdp) son de proyectos energéticos, por lo que espera alcanzar una meta de 60 mil mdp en nuevas inversiones para fin de este año y duplicar el monto en temas energéticos al finalizar la administración.

Carlos Barrera Durán, presidente de Atlas Renewable Energy, dijo que con la primera central fotovoltaica en el centro de México, Hidalgo hace historia en el campo de las energías renovables, alineándose con el acuerdo de París, que busca limitar la emisión de gases de efecto invernadero. Además de las casas, entre los beneficios, el nuevo parque también podrá abastecer electricidad a partir de la energía limpia a tendidos urbanos, edificios escolares, clínicas de salud y conexiones de internet.

José Luis Romo Cruz, secretario de Desarrollo Económico, adelantó que el parque solar, es el primero de otros proyectos que llegarán a Hidalgo para consolidar al estado como el primer clúster energético del país. En el tema del cuidado de medio ambiente, subrayó que se dejarán de emitir 215 mil toneladas de CO2, equivalente a sacar 46 mil vehículos de circulación por un año.

Fuentes:

  • Excelsior
  • Foro Ambiental
Las energías renovables pisan fuerte en Yucatán

Las energías renovables pisan fuerte en Yucatán

El Estado de Yucatán busca ser autosuficiente en la generación de energías limpias con la instalación de 24 proyectos de generación eólica y fotovoltaica en la región en los próximos 5 años, anunció el gobernador Mauricio Vila Dosal durante la inauguración de la Planta Fotovoltaica de San Ignacio, al norte de Mérida.

«Vamos a tener alrededor de 3 mil 400 megawatts de energías renovables. Si no me equivoco seríamos el único estado en la República Mexicana que tendría autosuficiencia en energía renovable, (produciremos) más energía renovable de la que estamos consumiendo», resaltó el mandatario estatal.

De acuerdo con Vila Dosal, los 3 mil 400 megawatts serían generados por 24 proyectos inscritos para realizarse en Yucatán y que supondrían una inversión de 4 mil 500 millones de dólares. Estos se sumarían a los parques que ya se encuentran instalados, como recién presentado, el de Dzilam Bravo y uno más en Tizimín que será inaugurado en los próximos días.

Con respecto a la nueva planta de San Ignacio, el gobernador señaló que generará 18 megawatts y con ello se reducirán 25 mil toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2) al año. «Se espera que podamos estar reduciendo con este parque solar al año 25 mil toneladas de emisiones de CO2, que es principalmente lo que está generando el calentamiento global y comentarles que este parque de energía solar va a estar generando 18 megawatts, lo cual es una cantidad importante si tomamos en cuenta que requiere el consumo o la demanda de todo el estado de Yucatán es de 900 megawatts».

Fuentes:

– El Financiero

– Foro Ambiental